La Morcilla de León se come con pan

La morcilla es uno de los productos tradicionales de León  que gusta a todos cuando la prueban. Sus ingredientes son sencillos, sangre de cerdo y cebolla, pese a esto no todas las morcillas saben igual. La calidad de la materia prima unida a la capacidad que cada charcutero tiene para elaborarlas hace que exista una gran variedad y diferencias entre ellas.

La forma más habitual y conocida de consumirla es cocida en tripa o sacarlas de la tripa para hacerlas a la plancha. Servida simplemente sobre una tostada de pan a la plancha o con unas patatas fritas, es un clásico del tapeo leonés.

Por otro lado, no hay cocido que se precie que no tenga una morcilla como uno de sus ingredientes. Además la innovación también se ha instalado en este sector utilizando recetas sencillas con resultados sorprendentes, como en empanada, pizza o croquetas.

Este producto no sólo es conocido en León, toda la península ha oído hablar de este manjar leonés y cada vez cuenta con más presencia en el extranjero.

la imagen es de el periódico de León, LA NUEVA CRONICA

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *