Los vestigios linguísticos que esconde la provincia de León

Desde el asentamiento romano de la Legio VII Gemina que tuvo lugar en León en el año 74 d.C., procurándonos una lengua como el latín, a lo largo de los siglos ésta ha sufrido constantes cambios hasta dar paso al castellano que tan comúnmente hablamos ahora. No es un proceso que se diera de la noche a la mañana, sino que esconde siglos de esmerada historia. Mientras que en la zona sur y este de la Península Ibérica la romanización fue llevada a cabo por romanos más eruditos proporcionando así distintos dialectos, el latín que los romanos inculcaron en nuestra querida León, -y en lo restante de la Península-, fue enseñado por soldados romanos, no muy cultos, que poco sabrían de escribir correctamente; por ello se denominó su lengua como latín vulgar, el cual derivó en una lengua romance: el leonés.

Entre los siglos X, XI, XII y XIII, durante los años de la Reconquista, se produce el cambio del leonés al castellano paulatinamente. El castellano fue extendiéndose hacia este y oeste hasta toparse con León, de forma que la gente menos instruida, en su mayoría población rural, adquiría nociones lingüísticas acerca del castellano, al mismo tiempo que los nobles, clérigos y funcionarios de León mantenían pretendían mantener la vigencia de su lengua.

Surge entonces una guerra lingüística en esta región. El cambio se ve con más claridad en algún texto referido a los siglos anteriormente citados, como La Nodicia de kesos, de finales del S. X., donde una persona escribe en leonés y al mismo tiempo comete fallos inexorables, los cuales no deberían darse si se conoce el idioma. No obstante, esto nos permite conocer la lucha interna que sufría con su lengua, no sabiendo diferenciar entre leonés y castellano. Los errores se generalizaron y se extendió la nueva lengua; a partir del S. XIII León se encontraba completamente castellanizado.

Sin embargo, no se debe sufrir por la pérdida de una lengua que nos pertenecía, pues el error de hoy es el cambio del mañana. Lo interesante es saber que aún quedan vestigios de esa lengua histórica que muchos añoran. En efecto, existen rasgos residuales del dialecto leonés en pueblos de León, Zamora y Salamanca, por no decir que ese leonés al que nos referimos se asemeja bastante a lo que hoy es asturiano.

En conclusión, esto es un llamado a conocer cuáles son esos vestigios históricos y lingüísticos que esconde la provincia de León, ya que por sus calles pisaron auténticos romanos, dejando mucho más que lugares que visitar.

Autora: Carmen G. de la Riva (Estudiante Filóloga Hispánica)

Conoce al grupo de rock leonés, Abogado del Diablo

Abogado del Diablo es un grupo que se forma en León, en el año 1983, con claras influencias del Rock-Pop y Rock americano con toques punk, incluyendo algún ritmo con el Ska en alguna canción.

La banda en sus inicios se formó en 1984 por Jesus del Riego al bajo y voz, Miguel Manero a la batería y coros, Tolo Cardeñoso al saxo y flautas, Domingo de Anta a la guitarra y Moisés Ferrero a la guitarra y voz.

En sus pocos años de vida, Abogado del Diablo recorrió los escenarios de toda la provincia, visitaron las salas más importantes de Madrid, compartieron cartel con las bandas punteras del momento, grabaron una maqueta y participaron en el disco recopilatorio ‘Pigs conexión’. Lo suyo era rock vivaracho y saltarín con letras ingeniosas, chistosas y juveniles pero con calado, un sonido que (entonces) resultaba fácil de distinguir y que se hizo habitual en el León de los años ochenta.

Después de unos años de inactividad, el histórico grupo leonés decidió volver al ensayo y llenos de ilusión volver a los escenarios.

Más información en su página web: www.abogadodeldiablo.rocks

El auditorio Ciudad de León, un edificio singular, un espacio diferente

El Auditorio Ciudad de León es un espacio que proporciona todas las condiciones para la celebración de actividades culturales, a través de una amplia oferta de servicios destinados a la música, danza, teatro, eventos y exposiciones.

que proporciona todas las condiciones para la celebración de actividades culturales, a través de una amplia oferta de servicios destinados a la música, danza, teatro, eventos y exposiciones.

El edificio, de 9.000 m2 construidos, cuenta con tres plantas de altura y se articula en dos volúmenes diferenciados en forma y funciones. El principal, acoge la sala de conciertos con capacidad para 1.133 personas y 745 para artes escénicas. El segundo espacio, acoge la sala de exposiciones.

Imagen deDigital de León

Ver programación

Casa Botines

Casa Botines es un edificio neogótico con influencias modernistas del extraordinario Gaudí construido en los años 1891 y 1982. Se encuentra ubicado junto al Palacio de los Guzmanes, sede de la Diputación de León y al lado de la plaza de San Marcelo.
Albergó durante mucho tiempo negocio de una empresa textil y residencia particular. Actualmente es la sede de Caja España donde además se realizan diferentes exposiciones y en 1969 fué declarado Monumento Histórico de Interés Cultural.

Es un edificio singular de cuatro pisos, sótano y ático. Cuatro torres cilíndricas con pináculos custodian las esquinas del palacio.

El término casa Botines deriva del apellido del fundador de la sociedad, Juan Homs y Botines, un empresario y comerciante de origen catalán asentado en la capital leonesa. Sus socios Mariano Andrés González-Luna y Simón Fernández Fernández fueron los responsables del encargo de la casa a Gaudí.

En frente del edificio se posiciona una escultura del propio Gaudí sentando en un banco tomando notas. Es casi obligado hacerse una foto con él.