El panteón de los Reyes de León

Si vienes a León, la basílica de San Isidoro es una visita obligada. 

El Panteón de los Reyes de León, maravilloso espacio conocido como la ”Capilla Sixtina del Arte Románico”, se constituyó por mandato de Fernando I y Sancha como cementerio real, pues en él se enterraron 11 reyes, 12 reinas, 10 infantes, 9 condes y diferentes nobles.

En este espacio destacan los capiteles cargados de simbolismo y las extraordinarias pinturas con la técnica al fresco.

En la web https://www.museosanisidorodeleon.com/panteon-de-los-reyes/ teneis toda la información e incluso podeís organizar vuestra visita a través de ella.

El museo, la sala del Cáliz, el panteón de los Reyes, la biblioteca renacentista …. hay mucho que ver….

Val de San Lorenzo, el encanto de un pueblo maragato

En plena Maragatería y a seis kilómetros de Astorga se encuentra escondida, como tímida, la localidad de Val de San Lorenzo, capital textil de tradición artesanal por antonomasia. El paisaje urbano aquí en Maragatería se recrea en la arquitectura de la comarca a través de la casa campesina tradicional y la casa arriera. Tampoco faltan construcciones subsidiarias como pozos, palomares y molinos.

El viajero que se acerque hasta esta bella localidad, deberá conocer el pasado de manufactura artesanal. Y es que la escasez de producción agrícola hizo que antaño, gran parte de sus vecinos se dedicaran unos a la Arriería, transportando mercancías en sus carruajes o caballerías. Otros, a la tradición casera del tejido del lino y lana, no sólamente en Val de San Lorenzo, sino en otros pueblos cercanos.

Una visita a Val de San Lorenzo se completará degustando en el Mesón Maragato, La Lechería o la Parrillada del Parque los platos autóctonos. Un recorrido por el cuidado pueblo visitando sus fábricas, sus talleres, sus tiendas de artesanía, sus telares manuales aún en funcionamiento, servirá para conocer más a fondo esta localidad enraizada con la tradición y la artesanía textil de la lana.

ARTESANIA TEXTIL DE LANA

Pero, sin duda, la mayor seña de identidad de esta localidad es su centenaria tradición textil de lana de la autóctona oveja merina. Aún hoy es una marca de calidad de paños, alfombras y mantas con sus talleres familiares que reciben encargos de clientes como la Casa Real. El museo de Batán -por los aparatos que expone- es una extraordinaria muestra de dicha tradición con su maquinaria tradicional mecánica de madera y hierro. Llaman poderosamente la atención sus cilindros -apisonadora y las cerdas -cardos- que se usaban para secar las mantas. También muy relacionada con la lana está su feria artesanal en la que fluyen los puestos de piezas de lana, forja decorativa y tallas a mano.

Fuente: www.aytovaldesanlorenzo.es

 La inmobiliaria QUATRO LEON nos ofrece a 2 km de Val de San Lorenzo, en la localidad de Morales del Arcediano, dos casas muy interesantes. Una vivienda con patio está para entrar a vivir y la otra con una gran parcela hay que reformar. Os dejamos el enlace de ellas a continuación:

Una vuelta por el barrio romántico

El Barrio romántico se localiza en torno al parque de El Cid, uno de los espacios urbanos más tranquilos y apacibles de la ciudad. Parque de lirios, sauces, pinos y olivos para disfrutar de la vista y para descubrir nos encontramos restos de columnas, capiteles y varias esculturas dedicadas a hombres importantes de la cultura, los músicos Angel Barja y Felipe Magdaleno y el poeta Ruben Darío.

Al igual que en el Barrio Húmedo sus calles son estrechas ensanchándose únicamente en las escasas plazas de la zona como la de Torres de Omaña, del Santo Martino o de San Isidoro.

Es un barrio perfecto para el “tapeo” de día, donde la gastronomía es muy variada. Destaca este barrio por su estilo moderno y alternativo donde reina un ambiente fresco y animado. Morcilla, embutido leonés, tapas de autor, comida japonesa, amplia variedad de vermuts y excelentes vinos con sello de León componen esta oferta gastronómica tan impresionante.La oferta gastronómica es impresionante.

El parador de San Marcos, una arquitectura única

El Hostal de San Marcos es uno de los hoteles monumentales más extraordinarios del viejo continente. Su construcción, junto al puente que atraviesa el río Bernesga, a las afueras de León, se inició en el siglo XVI con el objetivo de albergar la sede principal de la Orden Militar de Santiago en el oeste de la Península. La obra fue financiada por el rey Fernando el Católico.

El precioso hotel es un museo viviente de señoriales salones, con un Claustro y una Sala Capitular espectaculares, amplias y elegantes habitaciones, biblioteca, y un magnífico restaurante que ofrece una cuidada gastronomía tradicional.

En su fachada labrada, en el claustro, en la iglesia y en la magnífica sillería del coro trabajaron algunos de los arquitectos y escultores más prestigiosos del país y de la vecina Francia. Sus gruesos muros encierran importantes episodios de nuestra historia, albergaron capítulos de la Orden, confinamientos ilustres como el de Quevedo, o etapas trágicas como su reconversión en campo de concentración durante la Guerra Civil Española.

 

Las murallas de León

En la ciudad de León se conservan todavía tramos de las antiguas murallas que delimitaban en forma de rectángulo el casco antiguo. Algunos de los restos más importantes se encuentran en la Avenida de los Cubos justo detrás de la Catedral y en la Avenida Ramón y Cajal, al lado de la Colegiata de San Isidoro.

También encontramos restos amurallados en el Arco de la Carcel en la Plaza del Espolón, en la Avenida de Independencia y en la calle de las Cercas.

DE ORIGEN ROMANO Y CON TRAZAS MEDIEVALES, LA MURALLA DE LEON ESTA CONSIDERADA COMO UNA DE LAS MÁS ANTIGUAS QUE SE CONSERVAN EN ESPAÑA.

Las murallas de León corresponden a la cerca romana construida entre los siglos I y IV, con añadidos posteriores de los siglos XII al XV. La primera fortificación de León se remonta al siglo I a.C., en época augusta, cuando León no era más que un campamento militar romano y consistía en una doble empalizada de madera.

En los siguientes 200 años, hasta el siglo I, durante la dinastía Julio-Claudia se construyó una nueva muralla unos 20 metros por delante de la original. Esta nueva estructura era también de madera. En los siglos I y II la pared exterior de la muralla se reemplazó por un muro de piedra. La muralla tenía una altura de unos 6,5 metros y un grosor de 2. En ella se abrieron cuatro accesos dobles (hoy están desaparecidos) y se eliminaron los fosos.

Hacia finales del siglo III o comienzos del IV se alzó una nueva muralla, la que puede verse actualmente en la ciudad. Esta vez de piedra y con una altura de 10 metros y un grosor de 5,  jalonada por torres o cubos semicirculares.

A finales del siglo XIV el rey Alfonso VI ordenó construir la muralla medieval que se extiende hacia el sur, caracterizada por dobles muros de canto rodado y almenas rematadas con saeteras muy típicas de la época medieval.

A lo largo de la Edad Media y Moderna se realizaron diversas reparaciones de diferente alcance por todo el trazado. El abandono sufrido en época moderna dejó a la ciudad desprotegida a comienzos del siglo XIX. Las últimas obras importantes de refortificación corresponden a la primera guerra carlista, concretamente al periodo entre 1836 y 1840.

La muralla romana rodeaba el recinto del campamento militar, era de forma rectangular y contaba con una puerta en cada uno de sus laterales. Aunque en la actualidad la muralla no está completa, los pequeños tramos que se conservan dan una imagen del contorno cuadrangular del casco viejo de la ciudad.

Teneis mucha más información en la página web www.castillosdelolvido.com de donde hemos obtenido esta información. Nosotros recomendamos dar una vuelta por todo el centro histórico donde podéis ver los distintos tramos de muralla y recomendamos durante el paseo tomar un vinillo con una de las ricas tapas con las que nos deleitan.
 

Fuente: www.castillosdelolvido.com